LA PROSTATA. COMO CUIDARLA

La próstata es una glándula pequeña que se sitúa debajo de la vejiga, delante del recto y forma parte del tracto reproductivo masculino, ya que produce un líquido que combina con el esperma para formar el semen.

Al nacer, esta glándula es pequeña y al llegar a la adolescencia cuando los niveles de testosterona aumentan la próstata crece llegando a doblar su tamaño a los 20 años de edad. Este crecimiento se atenúa a partir de aquí, aunque a los 50 el hombre experimenta un segundo agrandamiento que no suele causar problemas durante el resto de la vida. Sin embargo, en algunos casos este agrandamiento está descontrolado y cuando se combina con algunos factores como la obesidad, enfermedades crónicas (diabetes o cardiopatías) y antecedentes familiares pueden derivar en la aparición de la hiperplasia benigna de próstata (HBP).

La HBP es un agrandamiento no canceroso de la glándula prostática cuya prevalencia aumenta progresivamente con la edad. De hecho, se calcula que el 80% de los mayores de 50 años padece, en mayor o menor grado, un agrandamiento de la próstata o la HBP, siendo el 33% de los mayores de 50 años quienes ya presentan el adenoma bien constituido, mientras que a los 80 años este porcentaje se eleva hasta el 95%.

 

El crecimiento de la próstata suele venir acompañado de síntomas obstructivos en la micción siendo vacilante o intermitente y disminuyendo la fuerza y el chorro urinario. También pueden presentarse síntomas irritativos como la disuria (dolor, molestia o sensación urgente que se presenta al orinar), mayor frecuencia urinaria, nicturia (aumento de la frecuencia urinaria nocturna), y urgencia por ir al baño. Si no se trata, la orina retenida en la vejiga puede ascender hasta a los riñones, lo que puede producir lesiones e insuficiencia renal.

 

Actualmente no hay tratamiento para prevenir la aparición de la HBP ni los problemas urinarios asociados a la enfermedad, pero los urólogos recomiendan mantener un peso corporal adecuado, llevar una dieta saludable, hacer ejercicio frecuentemente y llevar una vida sexual activa.

 

Entre los tratamientos actuales para la HBP tenemos los conocidos bloqueadores alfa que ayudan a relajar los músculos en la base de la vejiga y aumentan la capacidad del hombre para orinar. Sin embargo, estos fármacos suelen ocasionar efectos secundarios ya que pueden provocar mareos, fatiga o hipotensión. Otra opción son los inhibidores de la 5-α-reductasa, los cuales pueden reducir el tamaño de la próstata e incrementar el flujo de la orina. Aunque llegan a tardar de tres a seis meses en empezar a actuar, han sido mejores que los bloqueadores alfa en casos aislados.

 

Desde el punto de vista de las terapias integrativas, podemos optar por otros tratamientos naturales como diversas plantas y complementos alimenticios que pueden ayudarnos a mejorar los síntomas de la HBP sin recurrir a medicamentos de síntesis que pueden producir efectos secundarios indeseables.

A continuación, detallamos las propiedades:

 

El extracto de Baya de Sabal, Saw Palmetto o Palmito salvaje (Serenoa repens) es una planta medicinal que produce pequeños frutos negro azulados, similares a las moras, que contienen propiedades antiinflamatorias, diuréticas y antiandrogénicas. Por esta razón, el saw palmetto desde siempre ha sido muy utilizado como remedio casero para la impotencia, problemas urinarios o agrandamiento de la próstata. 

Esta acción beneficiosa sobre la próstata y otras características masculinas es gracias a su mezcla de ácidos grasos insaturados, fitoesteroles y flavonoides, entre otros componentes. Al igual que los lignanos o los taninos elágicos, la acción de estos compuestos es inhibir la enzima 5-α-reductasa, que actúa sobre la testosterona convirtiéndola en DHT. Además, el efecto antiinflamatorio del Sabal carece de efectos secundarios y reduce la incontinencia y el malestar que se produce en la HBP y otras afecciones de este órgano. El consumo regular de Sabal es recomendable en varones a partir de los 20 años, ya que el Sabal no solo es eficaz para tratar problemas presentes, sino también a nivel preventivo.

Entre las principales indicaciones del saw palmetto se incluyen las siguientes:

Agrandamiento de la próstata;

Inflamación de la próstata;

Problemas urinarios;

Cistitis;

Eyaculación precoz;

Impotencia sexual;

Eccema.

Algunos estudios indican que el saw palmetto también puede ayudar en el tratamiento de la calvicie, ya que parece disminuir la caída del cabello.

 

El Epilobium parviflorum o epilobio es una planta con pequeñas flores de color violeta pálido que florecen en verano-otoño, hojas lanceoladas y tallo robusto, conocida por sus efectos beneficiosos para mejorar el esto de la próstata siendo considerada como un remedio natural eficaz para tratar sus problemas.

Se ha demostrado muy eficaz para la HBP. Los componentes activos del género epilobium que han mostrado más interés son sus polifenoles, en concreto los taninos elágicos. Por otro lado, los flavonoides como la quercetina, miricetina y kaempferol y sus glucósidos correspondientes también presentan propiedades biológicas muy interesantes. Existen diversos estudios científicos sobre los taninos elágicos denominados oenoteínas, principalmente la oenoteína A y B. Estos ensayos parecen demostrar que dichos componentes participan en la reducción de dos enzimas (5α-reductasa que metaboliza la testosterona en dihidrotestosterona (DHT); y la aromatasa que convierte la testosterona en 17-β-estradiol). Ambas enzimas están involucradas en la aparición de la HBP e incluso la calvicie, ya que al degradar la testosterona ocurre la pérdida de cabello o el daño en la próstata. Se ha visto que con las oenoteínas de esta planta se han reducido hasta un 70% estás dos enzimas y con los flavonoides como la quercetina y el kaempferol aislados de la misma planta se llegó a reducir un 41% de las enzimas. Todo esto parece apuntar que los extractos de Epilobium parviflorum podrían ser beneficiosos para tratar dichas patologías.

 

 

La Ortiga (Urtica dioica L.) pertenece a la familia de las Urticáceas, siendo una de las plantas medicinales más usadas al norte de la Península Ibérica. El extracto de las raíces de la planta se ha empleado comúnmente como fármaco para la HBP mientras que las partes frescas y secas de las flores se utilizan tradicionalmente para otros fines, como dolores articulares, infecciones del tracto urinario y como diuréticos. La ortiga es rica en flavonoides, carotenoides, ácido silícico, taninos, fitoesteroles, vitaminas del grupo B, C y minerales como el potasio y silicio. Estos componentes activos la convierten en una hierba medicinal importante para tratar trastornos renales y urinarios. Concretamente, el silicio se ha estudiado en este campo debido a su implicación en la muerte celular de células cancerosas de la próstata o la expresión de genes y proteínas contra estas.

En el tratamiento de la HBP, se han postulado varios mecanismos de acción de la raíz, incluyendo un ligero efecto diurético y potentes actividades antiinflamatorias, probablemente debido a la presencia de escopoletina. Los polisacáridos y las lectinas pueden bloquear la unión entre el factor de crecimiento epidérmico, secretado por la próstata, y sus receptores, con supresión del metabolismo celular del órgano y su crecimiento. Además, las lectinas pueden contribuir a las actividades antiproliferativas y antiinflamatorias de la próstata ya que inhibe la actividad del TNF-α, la proliferación de las células prostáticas y la actividad de la aromatasa ya comentada. El extracto acuoso de las hojas de ortiga también es capaz de inhibir la actividad de la adenosina deaminasa (ADA), la enzima clave en el metabolismo de los nucleótidos. La inhibición depende de la dosis y podría ser uno de los mecanismos que conducen a la mejora de los síntomas de los pacientes.

 

El Abedul (Bétula), es considerado como el árbol de la sabiduría, las antiguas civilizaciones europeas utilizaban esta planta para diversos rituales de sanación. Además, utilizaban sus ramas y corteza para celebrar el final del invierno y la llegada del buen tiempo. A su vez, lo aplicaban para curar afecciones y dolencias.

Cuenta con gran variedad de aceites esenciales, carotenos, taninos o vitamina C. Gracias a estos componentes naturales tiene una gran cantidad de beneficios para nuestro organismo. Entre ellos destacamos, la disminución de la retención de líquidos, evita la acumulación de grasas, baja los niveles de ácido úrico, facilita la disolución de cálculos renales, combate las inflamaciones en la uretra, en definitiva, propiedades ayudan al bienestar de las vias urinarias, también potencia y mejora la actividad del hígado.

Entre sus componentes destacan el betulinol, ácido nicotínico, vitamina C, resinas, saponinas, salicilato de metilo, betulina y gran variedad de aceites esenciales.

 

En resumen, todos los ingredientes comentados estimulan de una forma u otra la prevención o el tratamiento de la HBP, ya sea manteniendo los niveles de testosterona o reduciendo el estrés oxidativo, la inflamación y la proliferación de células cancerosas de este órgano, además de mejorar la incontinencia y el malestar que se produce en la HBP. Consumirlos puede ser una medida de prevención que beneficia la salud de la próstata. En Laboratorios Nale Grupo Lab. Nale, hemos desarrollado un producto pensando en los efectos beneficiosos de estas plantas y aprovechando la sinergia de todas ellas juntas en un extracto altamente concentrado de extractos naturales, hablamos del PROST 5, que se presenta como una solución eficaz para tratar estas dolencias.